Skip to content

Cómo planchar prendas de punto y evitar que se estiren o deformen.

Planchar prendas de punto puede ser un desafío, ya que estas telas tienden a estirarse o deformarse con facilidad si no se manejan con cuidado. Sin embargo, con los consejos adecuados y un poco de paciencia, es posible lograr resultados impecables sin dañar la prenda.

En primer lugar, es importante mencionar que no todas las prendas de punto son iguales. Algunas están hechas de materiales más resistentes, como el algodón o la lana, mientras que otras son más delicadas, como el cashmere o la seda. Por lo tanto, es fundamental conocer el tipo de tela con el que estamos trabajando antes de comenzar el proceso de planchado.

El primer paso para planchar prendas de punto es asegurarse de que la plancha esté a la temperatura adecuada. Para las telas más resistentes, como el algodón, se puede utilizar una temperatura más alta, mientras que para las telas más delicadas, como el cashmere, es mejor optar por una temperatura más baja. Siempre es recomendable consultar la etiqueta de cuidado de la prenda para obtener instrucciones específicas sobre la temperatura de planchado.

Una vez que la plancha esté a la temperatura adecuada, es importante utilizar un paño húmedo para proteger la prenda durante el planchado. Coloque el paño sobre la prenda y pase la plancha suavemente sobre el paño. Esto ayudará a evitar que la tela se estire o se deforme, ya que el vapor generado por el paño húmedo suavizará las fibras y facilitará el proceso de planchado.

Otro consejo importante es evitar el uso de vapor directamente sobre la prenda de punto, ya que el exceso de humedad puede causar que la tela se estire o pierda su forma original. En su lugar, es mejor utilizar el vapor de forma indirecta, a través del paño húmedo, para obtener resultados óptimos.

Además, es importante tener en cuenta la dirección en la que se pasa la plancha sobre la prenda. Para evitar que la tela se estire, es recomendable planchar en la dirección del tejido, es decir, siguiendo la dirección de las costuras y las puntadas. Evite hacer movimientos circulares o de un lado a otro, ya que esto puede causar que la tela se estire de manera desigual.

Por último, es fundamental almacenar las prendas de punto de forma adecuada para evitar que se deformen. Si es posible, cuelgue las prendas en perchas acolchadas para mantener su forma original. Si necesita doblar la prenda, hágalo con cuidado y evite aplicar presión excesiva sobre las fibras.

En resumen, planchar prendas de punto requiere un enfoque cuidadoso y delicado para evitar que se estiren o deformen. Con la temperatura adecuada, el uso de un paño húmedo, el vapor indirecto, y pasando la plancha en la dirección del tejido, es posible lograr resultados impecables sin dañar la prenda. Al seguir estos consejos, podrá disfrutar de prendas de punto perfectamente planchadas y en óptimas condiciones.