Skip to content

Las mejores técnicas para planchar sábanas y fundas de almohada.

Planchar sábanas y fundas de almohada puede ser una tarea tediosa y aburrida, pero es una tarea necesaria para mantener la ropa de cama limpia y presentable. Afortunadamente, existen algunas técnicas que pueden hacer que esta tarea sea más fácil y rápida. En este artículo, te presentamos las mejores técnicas para planchar sábanas y fundas de almohada.

1. Preparación previa

Antes de comenzar a planchar, es importante preparar las sábanas y fundas de almohada. Primero, asegúrate de que estén limpias y secas. Si las sábanas y fundas de almohada están arrugadas después de lavarlas, es recomendable que las coloques en la secadora durante unos minutos antes de plancharlas. Esto ayudará a suavizar las arrugas y facilitará el proceso de planchado.

2. Temperatura adecuada

Es importante ajustar la temperatura de la plancha de acuerdo con el tipo de tela de las sábanas y fundas de almohada. Si la tela es de algodón, es recomendable utilizar una temperatura alta. Si la tela es de seda o satén, es mejor utilizar una temperatura baja. Si no estás seguro de la temperatura adecuada, consulta la etiqueta de cuidado de la ropa.

3. Planchado de las sábanas

Comienza planchando las sábanas por la parte superior, desde la cabecera de la cama hacia los pies. Asegúrate de que la sábana esté bien estirada y sin arrugas antes de comenzar a planchar. Si la sábana es demasiado grande para la tabla de planchar, puedes doblarla por la mitad y plancharla en secciones.

4. Planchado de las fundas de almohada

Las fundas de almohada son más fáciles de planchar que las sábanas. Comienza planchando la parte superior de la funda de almohada, desde la abertura hasta la costura. Luego, plancha la parte inferior de la funda de almohada. Asegúrate de que la funda de almohada esté bien estirada y sin arrugas antes de comenzar a planchar.

5. Utiliza un spray de almidón

Si deseas que tus sábanas y fundas de almohada tengan un aspecto más nítido y duradero, puedes utilizar un spray de almidón. El almidón ayuda a mantener la forma y la rigidez de la tela, lo que facilita el proceso de planchado. Rocía el spray de almidón sobre la tela antes de planchar y asegúrate de que esté bien distribuido.

6. Coloca las sábanas y fundas de almohada en la cama

Una vez que hayas terminado de planchar las sábanas y fundas de almohada, colócalas en la cama. Asegúrate de que estén bien estiradas y sin arrugas. Si deseas que las sábanas y fundas de almohada tengan un aspecto más nítido, puedes utilizar un spray de almidón en la cama antes de colocarlas.

En conclusión, planchar sábanas y fundas de almohada puede ser una tarea tediosa, pero es una tarea necesaria para mantener la ropa de cama limpia y presentable. Utiliza estas técnicas para hacer que el proceso de planchado sea más fácil y rápido. Con un poco de práctica, podrás planchar tus sábanas y fundas de almohada en poco tiempo y con un aspecto impecable.